viernes, 28 de marzo de 2014

Yo tenía un perro negro, que se llamaba "depresión"

En su peor momento, la depresión puede ser una condición debilitante. Millones de personas en todo el mundo viven con la depresión. Muchas de estas personas y sus familias tienen miedo de hablar de sus problemas, y no saben a dónde acudir en busca de ayuda. Sin embargo, la depresión es en gran medida prevenible y tratable. Reconocer la depresión y buscar ayuda es el primer y más importante paso hacia la recuperación.




En colaboración con la OMS para celebrar el Día Mundial de la Salud Mental, escritor e ilustrador Mateo Johnstone cuenta la historia de la superación del "perro negro de la depresión". Más información sobre el libro se puede encontrar aquí: http://matthewjohnstone.com.au/

jueves, 27 de marzo de 2014

7 famosos que fueron rechazados pero pasaron del fracaso al éxito



Se dice que el camino al éxito está lleno de fracasos. De hecho, normalmente solemos conocer a las personas una vez que han llegado a la fama y pensamos en lo afortunadas que han sido pero obviamos todos los fracasos, errores y sacrificios que tuvieron que enfrentar a lo largo del camino.

Tanto es así que hay quienes afirman que la diferencia entre quienes fracasan y quienes tienen éxito radica en que estos últimos no se dan por vencidos, continúan intentándolo hasta que consiguen su sueño. Sin embargo, en ocasiones no hay nada mejor que un baño de realidad para comprender este concepto. Por eso, en esta ocasión os traigo algunas de las cartas de rechazo que recibieron personas que han logrado sobresalir en sus campos de acción, ya sea la música, la literatura o la pintura. Algunos textos son realmente rudos y habrían desanimado a cualquiera, pero no a ellos. 

1. U2: En 1976, cuando aún eran unos adolescentes, le presentaron su primer sencillo a RSO Records, una casa discográfica con sede en Londres, que los rechazó indicando que su música “no era adecuada para ellos”. Más tarde, firmaron con Island Records y lanzaron su primer single internacional: "11 O'Clock Tick Tock", una de sus canciones más populares. El resto es historia.


2. Andy Warhol: En 1956 este artista intentó donar algunas de sus obras al Museo de Arte Moderno de Nueva York pero esta institución rechazó su trabajo aduciendo que no tenían espacio. En la actualidad este museo posee nada más y nada menos que 168 piezas de Warhol, muchas de las cuales han tenido que comprar pagando su peso en oro.



3. Sylvia Plath: En 1962 Howard Moss, el editor del New Yorker, rechazó el poema Amnesiac de Sylvia Plath. En su carta afirmaba que la primera parte no guardaba relación con la segunda y que el poema en general era muy "denso". Esta fue tan solo una de las múltiples cartas de rechazo que recibió la poeta, quien afirmaba que las coleccionaba porque le recordaban que lo había intentado.


4. Madonna: Después de esta carta de rechazo la cantante firmó con Sire Records en 1982 y lanzó el disco que, supuestamente, “no estaba listo”. Un álbum que, dicho sea de paso, vendió más de 10 millones de copias en todo el mundo.


5. Tim Burton: En 1976, cuando todavía era un estudiante, Burton le envió a Walt Disney Productions una copia de un libro para niños que él mismo había escrito y dibujado "Zlig, El Gigante". Sin embargo, la compañía le respondió con rechazo rotundo. Años más tarde, lo contrataron y hoy Burton es un excelente escritor y director de cine que ha marcado un antes y un después en el cine de animación.


6. Jim Lee: A medidados de 1980 un joven dibujante intentaba hacerse un hueco en el mundo del cómic pero su trabajo fue rudamente rechazado por Marvel afirmando que sus dibujos tenían muy mala calidad. Más tarde, Lee se convirtió en uno de los dibujantes de historietas más influyentes de los años ’90 en Estados Unidos y la propia compañía lo contrató.


7. Stieg Larsson: Esta carta muestra el rechazo a su solicitud de ingreso a la Escuela de Periodismo en Estocolmo y la misiva no fue nada agradable. En ella se afirmaba que “no era lo suficientemente bueno para ser periodista”. Afortunadamente, Larsson no se desanimó y fundó una de las revistas contracorriente más influyentes de Suecia y nos dejó la increíble trilogía “Millennium”.


Ahora ya lo sabes, los problemas son como las piedras, puedes utilizarlos como anclas para hundirte o como escalones para subir. El éxito puede estar a la vuelta de la esquina.

miércoles, 26 de marzo de 2014

WhatsAppitis: el mal de los que pasan demasiadas horas en WhatsApp



Una mujer española de 34 años de edad con un embarazo de 27 semanas se despertó por la mañana con un súbito dolor en las muñecas. No tenía antecedentes de trauma ni había participado en ninguna actividad física excesiva en los días anteriores. No lo sabía, pero era el primer caso de "Whatsappitis".

El neologismo no es un invento cualquiera: es el nombre que le designa un artículo de la prestigiosa revista The Lancet a la tendinitis provocada por usar demasiado el servicio mensajería instantánea WhatsApp.

La mujer, médico de urgencias, acababa de terminar una guardia el 24 de diciembre en el hospital donde trabaja cuando sintió un intenso dolor en su muñeca. Al llegar a su casa y ver todas las felicitaciones navideñas en su celular, empezó a contestarlas una por una en lugar de descansar el dolor de muñeca. Luego de pasar 6 horas enviando mensajes por WhatsApp, comenzó a tener dolor en el dedo pulgar.

"Sujetó el teléfono móvil, que pesaba 130 gramos, por lo menos durante 6 horas", señala en el artículo la doctora Inés Fernández Guerrero, del Hospital Universitario de Granada. "Durante este tiempo, ella hizo movimientos continuos con ambos pulgares para enviar mensajes".

"El diagnóstico para el dolor bilateral en la muñeca fue de WhatsAppitis", dice el artículo. El tratamiento consistió en medicamentos antiinflamatorios no esteroideos y la completa abstinencia de utilizar el teléfono para enviar mensajes.

"Debido a su embarazo, la paciente sólo tomó paracetamol con mejoría parcial y no se abstuvo por completo de usar su teléfono, ya que intercambió nuevos mensajes el 31 de diciembre por Año Nuevo", agrega.

Nuevos trastornos

La llamada Nintendinitis –provocada por usar dispositivos como la consola de juegos Nintendo- fue descrita por primera vez en 1990, y desde entonces se han reportado varias lesiones relacionadas con los videojuegos y las nuevas tecnologías.

Inicialmente reportado en niños, estos casos se ven ahora en los adultos, apunta el artículo de The Lancet. La tenosinovitis causada por mensajes de texto con teléfonos móviles podría ser una enfermedad emergente. Los médicos deben ser conscientes de estos nuevos trastornos", advierte Fernández Guerrero.

En 1990, la revista médica The New England Journal of Medicine diagnosticaba por primera vez un caso de nintendinitis en el que una mujer de 35 años había pasado cinco horas seguidas jugando con una consola de Nintendo, también en Navidad.

En 2007, un hombre de 29 años sufría un caso de wiitis aguda tras pasar muchas horas jugando al tenis con su consola Wii. En ambos casos, la receta fue la misma: ibuprofeno y alejarse de los videojuegos por un tiempo.

El nacimiento de estos trastornos podría remontarse a 1981, cuando se habló de la "muñeca de Space Invaders", dolor causado por apretar el botón requerido por el popular videojuego.

Fuente: BBC Mundo
Artículo original: The Lancet

martes, 25 de marzo de 2014

Habilidades blandas: Indispensables para ser un profesional exitoso



¿Cuál es el secreto para alcanzar el éxito profesional? ¿Cuentan más las habilidades profesionales o se necesita una gran dosis de buena suerte? He aquí una pista: no importa el tipo de trabajo que realices, lo que realmente marca la diferencia no son las competencias profesionales sino lo que se conoce como “habilidades blandas”. De hecho, en el ámbito de la selección de personal se afirma que las habilidades duras nos consiguen la entrevista de trabajo pero las habilidades blandas son las que determinan si nos contratan o no.

¿Qué son las habilidades blandas?

En el ámbito laboral, las habilidades duras son todas las competencias vinculadas a la profesión que nos permiten realizar con éxito determinada tarea. En el caso de un informático, un ejemplo de habilidades duras son sus conocimientos sobre los lenguajes de programación y su capacidad para ponerlos en práctica. En el caso de un escritor, sería su dominio sobre el lenguaje y su capacidad para transmitir las ideas y sentimientos.

Sin embargo, existen muy buenos programadores y escritores que no han llegado a la cúspide de su carrera profesional mientras otros, que quizás son menos talentosos desde el punto de vista estrictamente profesional, han alcanzado el éxito y el reconocimiento social. ¿Por qué?

La respuesta se encuentra en las habilidades blandas, un término bajo el cual se engloba una serie de características que incluyen desde nuestras habilidades sociales hasta nuestros hábitos de trabajo, pasando por el manejo emocional, el autoconocimiento y la capacidad de liderazgo. Se trata de habilidades transversales que comparten la mayoría de los profesionales que han tenido éxito, ya sea dentro de una empresa o de forma autónoma, como emprendedores.


5 habilidades que te harán sobresalir

Las habilidades blandas son esas competencias, hábitos y comportamientos que nos distinguen como profesional y que marcan la diferencia en el momento de emprender un proyecto, solucionar un conflicto o relacionarnos con los demás. Hoy las grandes empresas no se limitan a buscar un profesional competente, quieren que esa persona comparta los valores de la organización y que les aporte sinergia. ¿Cuáles son las habilidades blandas más importantes?

1. Habilidades Sociales

Una persona puede ser muy competente desde el punto de vista técnico pero si no tiene determinadas habilidades sociales, será difícil que llegue muy lejos en su carrera. Los profesionales exitosos son aquellos que comprenden lo que motiva al grupo y son capaces de conectar emocionalmente con los demás. Es la persona que aporta valor al grupo, que lo dinamiza y que actúa como mediador ante los conflictos o incluso como líder.

Ser habilidoso desde el punto de vista social implica ser capaz de ponerse en el lugar de la otra persona pero, aún así, mantener en mente el objetivo del proyecto y trabajar para que este se cumpla. Esto significa que debemos ser capaces de motivar a las personas para obtener el máximo de productividad logrando un ambiente agradable de trabajo. Por tanto, debemos saber cuándo es el momento de ofrecer reconocimientos pero también cuándo y cómo hacer una crítica.

2. Apertura a la crítica

A menudo, cuando una persona es muy competente en su trabajo, encaja mal las críticas o incluso hace oídos sordos. Sin embargo, estar abiertos a diferentes miradas y opiniones es fundamental para tener éxito en la vida profesional. Recuerda que a veces los mejores consejos provienen de donde menos lo esperas porque esa persona, que quizás no es experta en tu campo de acción o que no está trabajando en el proyecto, puede ofrecer una visión más objetiva y fresca.

Ponerse a la defensiva ante las críticas es la mejor manera para condenarse al fracaso profesional. En su lugar, debemos aprender a escuchar lo que los otros tienen que decir y después, serenamente, valorar la pertinencia de las críticas y, si es necesario, cambiar el rumbo. Los profesionales de éxito saben que mientras más ojos valoren su proyecto, mayores probabilidades tendrán de triunfar porque la retroalimentación desempeña un papel crucial para crecer, mejorar y detectar nuevas oportunidades.

3. Hábitos productivos

Incluso en el trabajo más creativo existen una serie de hábitos que sustentan la productividad. Por ejemplo, un pintor o un escritor necesitan establecer una rutina de trabajo que les permita crear. No es casualidad que la mayoría de los profesionales más fructíferos en el campo de la literatura y las artes han sido precisamente los que se han impuesto una rutina de trabajo cotidiana en la cual eliminaban todas las distracciones.

No obstante, al contrario de lo que piensa la gente, los hábitos productivos no solo incluyen una rutina de trabajo preestablecida sino también pausas para el descanso y actividades que estimulen la creatividad o que inciten a la relajación. Los profesionales de éxito son aquellos que saben cuándo deben hacer un alto en el camino, son los que han encontrado el punto medio entre el trabajo y el descanso.

4. Integridad

Muchas personas creen que es pecado mortal confesar que no dominan alguna esfera de su profesión o que reconocer un error implica cavarse su propia tumba dentro de la empresa. Sin embargo, esta es una visión arcaica determinada por la creencia de que debemos funcionar como si fuésemos máquinas perfectas. No obstante, hoy muchas organizaciones priorizan los valores sobre las competencias y la capacidad de aprender sobre el conocimiento. ¿Por qué?

La razón es muy simple: el mundo está cambiando a velocidad de vértigo por lo que muchas empresas prefieren contar con personas que sean capaces de adaptarse y desarrollar nuevas habilidades antes que contratar a profesionales anquilosados. Recuerda que la integridad no ha pasado de moda, hoy más que nunca se valora a los profesionales que sean honestos, que sepan reconocer un error y que no tengan miedo a decir “no sé”. Cuando los demás saben que somos profesionales honestos, responsables y objetivos, confiarán en nosotros y en nuestro proyecto.

5. Mantener la calma

Hoy muchas empresas trabajan bajo gran presión, ya sea debido a los plazos de entrega o porque su mercado está sujeto a continuos vaivenes. Por eso, los que encargan de seleccionar al personal se preocupan cada vez más por saber cómo responderán esas personas ante situaciones de estrés. Ser un profesional competente también significa mantener la calma ante situaciones límites y dar lo mejor de sí bajo presión.

Cuando somos víctimas fáciles de la frustración, el enfado o el nerviosismo no logramos dar lo mejor de nosotros y somos más propensos a cometer errores. Los profesionales de éxito saben dar un paso atrás, desligarse de sus emociones y valorar la situación desde una perspectiva más objetiva. Para estas personas el estrés no es una barrera sino un estímulo que incrementa su productividad.

Fuente: Rincón de la Psicología

Temática: 

viernes, 21 de marzo de 2014

Crisis de Pánico o Crisis de Angustia



Las Crisis de Angustia (o lo que es lo mismo, Crisis de Pánico) se trata de un Trastorno de Ansiedad.

Una crisis de angustia, tiene tres componentes fundamentales:

Sentimiento de miedo y ansiedad extrema, en el que la persona puede a llegar a temer por su propia vida.
La máxima expresión de los síntomas se da durante los 10 primeros minutos, a partir de este momento empieza a decrecer la intensidad de la ansiedad, hasta desaparecer. Después del episodio aparece la sensación de agotamiento tanto físico como mental. Suele aparecer de forma repentina, sin una causa aparente, aunque algunas veces si que se puede identificar un estímulo específico causante de la crisis.

Es un trastorno bastante común, aproximadamente se da en un 2,3% de la población. Puede ser que las crisis aparezcan de forma puntual y que no vuelvan a aparecer, o por el contrario que se vayan repitiendo hasta el punto de llegar a cronificarse si no la persona no acude en busca de un tratamiento eficaz.

La sintomatología puede manifestarse de forma diferente entre las personas que sufren este trastorno, para el diagnóstico de crisis de angustia serian necesarios cuatro o más de los síntomas siguientes:

Síntomas
  • Palpitaciones, sacudidas del corazón o elevación de la frecuencia cardíaca.
  • Sudoración.
  • Temblores o sacudidas.
  • Sensación de ahogo o falta de aliento.
  • Sensación de atragantarse.
  • Opresión o malestar torácico.
  • Nauseas o malestar torácico.
  • Inestabilidad, mareo o desmayo.
  • Sensación de irrealidad o de estar separado de uno mismo.
  • Miedo a perder el control o a volverse loco.
  • Miedo a morir.
  • Sensación de entumecimiento u hormigueo.
  • Escalofríos o sofocaciones. 

Según el manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (en inglés Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders, DSM) hablamos de Trastorno de angustia, cuando las crisis de angustia, anteriormente descritas, son seguidas durante al menos un mes de alguno de los síntomas siguientes:
  • Inquietud persistente ante el miedo de tener más crisis.
  • Preocupación por las consecuencias de las crisis (por ejemplo; perder el control, sufrir un infarto de corazón, ahogarse).
  • Las crisis implican un cambio en el comportamiento habitual.

El 70% de las personas con el Trastorno de angustia, suelen tener también Agorafobia. Se han descrito unos acontecimientos que podrían estar relacionados con la aparición de una crisis de forma inmediata:
  • Expectativa o realidad de una separación o pérdida de un ser querido.
  • Consumo de café, cannabis, cocaína o anfetaminas.
  • Privación del sueño.
  • Ejercicio físico intenso.

Las siguientes situaciones, especificadas a continuación, son donde las que las personas que con crisis de angustia, sufren mayor ansiedad:
  • Hacer cola en una tienda.
  • Acudir a una cita determinada.
  • Sentirse atrapado/a en sitios como peluquerías, salas de espera.
  • Discusiones domésticas.
  • Pensar en problemas personales. 
  • Tratamiento Psicológico
  • El tratamiento psicológico cognitivo-conductual realizado conjuntamente con el tratamiento farmacológico es el tratamiento que ha demostrado tener más éxito y menor porcentaje de recaídas. 

El tratamiento cognitivo-conductual se basa en la idea de que la ansiedad en si no es mala, sino que ayuda al cuerpo a estar preparado para afrontar diferentes situaciones de estrés. La ansiedad se convierte en desadaptativa, cuando por su frecuencia o intensidad interfiere en la vida de la persona.

La aparición de la ansiedad, aunque pueda parecer que sea automática, no es así ya que al igual que cualquier emoción (alegría, tristeza, ira, desesperanza) es desencadenada por una forma de interpretar los hechos que tiene cada persona.

En el caso específico del Trastorno de Pánico, algunos de los hechos cotidianos o algunas sensaciones corporales, son interpretadas como peligrosas y el cuerpo reacciona ante ellas para afrontarlas, lo que da lugar a una serie de cambios corporales, y que nuevamente serian interpretados como negativos e indicativos de alguna dolencia. Uno de los objetivos en la terapia, consiste en detectar este tipo de pensamientos ansiógenos y cambiarlos por otro tipo de pensamientos más funcionales y más adaptativos.

Sin duda, el ritmo cada vez más acelerado de la vida en las grandes ciudades, genera un sin número de estímulos a los que estamos expuestos en todo momento, los trastornos mentales soy hoy, enfermedades altamente prevalentes en la población mundial, mientras mejor informados estemos, podremos tomar las decisiones correctas para la prevención y atención oportuna de nuestra salud física y mental, consultemos siempre a un profesional.

Pensar en Psicología.

jueves, 13 de marzo de 2014

'First Kiss', el romántico viral que arrasa en Youtube

Veinte desconocidos se besan mientras la cámara capta sus reacciones en un minifilm que ya ha conseguido más de 42 millones de visitas.


El porqué besamos ha sido una cuestión muy estudiada y ciertamente el consenso no está claro. Diversas teorías han querido dar respuestas concretas pero más que un argumento único, estamos ante una combinación de factores que nacen en la biología, se materializan desde la psicología propia del individuo y se forjan desde la cultura y la sociedad.

Aunque también tengamos diferentes opiniones y  diversos estudios, la mayoría apunta a unos beneficios psicológicos, en cuanto a besos se refiere. Besar a alguien fomenta sentimientos de apego y afecto y aunque un beso puede darse en muchas circunstancias y con diferentes intenciones, lo que está claro es que inspira sentimientos positivos. Por otra parte, besar estimula positivamente el cerebro. Se activan terminaciones nerviosas y se produce oxcitocina, la hormona responsable de la tranquilidad y el bienestar. También es la hormona encargada de la vinculación. Pero no solo está ella; el cortisol (la hormona relacionada con el estrés) también se activa proporcionando un efecto calmante, tanto en hombres como en mujeres. Otros beneficios apuntan a la conservación del sistema inmunológico y a un mejor estado anímico, generando sentimientos de bienestar y un aumento de la autoestima.

Además de lo anterior, un beso puede tener mucho contenido, ya lo decía el gran poeta chileno Pablo Neruda "En un beso, sabrás todo lo que he callado".


martes, 25 de febrero de 2014

Cambiar de escuela con frecuencia podría dañar la salud mental de los niños



Un estudio de preadolescentes británicos podría haber hallado un aumento en el riesgo de síntomas psiquiátricos.

Robert Preidt
Traducido del inglés: lunes, 24 de febrero, 2014

23 de febrero de 2014 (HealthDay News) -- Los preadolescentes que cambiaban de escuela frecuentemente en la niñez están en mayor riesgo de desarrollar síntomas psiquiátricos, sugiere un estudio reciente.

Tener esos síntomas a una edad temprana se asocia con unas mayores probabilidades de problemas de salud mental y suicidio en la adultez, según los investigadores de la Escuela de Medicina Warwick en Coventry, Inglaterra.

Analizaron datos de casi 6,500 familias de un estudio a largo plazo sobre niños del suroeste de Inglaterra. A los doce años, se preguntó a los participantes si habían experimentado síntomas psicóticos, como alucinaciones y delirios en los seis meses anteriores.

Los que habían cambiado de escuela tres o más veces cuando eran más pequeños presentaron un aumento del 60 por ciento en el riesgo de haber tenido al menos un síntoma psicótico, según el estudio, que aparece en una edición en línea reciente de la revista Journal of the American Academy of Child and Adolescent Psychiatry.

"Cambiar de escuela puede ser muy estresante para los estudiantes", señaló en un comunicado de prensa de la Warwick la líder del estudio, Swaran Singh. "Nuestro estudio halló que el proceso de cambiar de escuela en sí podría aumentar el riesgo de síntomas psicóticos, independientemente de otros factores. Pero además, haber estado involucrado con el acoso escolar, a veces como consecuencia de los cambios frecuentes de escuela, podría exacerbar el riesgo para el individuo".

Cambiar de escuela con frecuencia podría hacer que los niños desarrollen una autoestima baja y un "sentimiento de fracaso social", anotaron los investigadores. También dijeron que los sentimientos de aislamiento pueden llevar a cambios cerebrales que aumentan el riesgo de síntomas psicóticos en los niños vulnerables.

"Está claro que debemos mantener la movilidad escolar presente cuando evaluamos clínicamente a los jóvenes con trastornos psicóticos", apuntó en el comunicado de prensa la coautora del estudio, la Dra. Cath Winsper, investigadora principal de la escuela de medicina. "Se debe explorar de forma rutinaria dado que el impacto puede ser tanto grave como potencialmente duradero. Las escuelas deben desarrollar estrategias para ayudar a estos estudiantes a establecerse en su nuevo ambiente".

Aunque el estudio descubrió una asociación entre cambiar de escuela con frecuencia y un mayor riesgo de síntomas de psicosis en los preadolescentes, no probó causalidad.


Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare
FUENTE: Warwick Medical School, news release, Feb. 14, 2014

HealthDay
(c) Derechos de autor 2014, HealthDay