miércoles, 20 de abril de 2016

Taller de tanatología

Caminos Paliativos de Luz, IAP se complace en invitarte al taller de tanatología que se llevará a cabo el próximo sábado 30 de abril de 9 a 14 horas, en las instalaciones del CECAPISS en Coyoacán de Ciudad de México.
Donativo $400, si requieres media beca indica tu motivo y seguramente se te otorgará.

Por espacio, el cupo es limitado. No tiene validez oficial
Mayores informes en: miriam@paliativos.org.mx

Temas:
Las pérdidas que vivimos a lo largo de la vida
Etapas del duelo
El duelo que vive el paciente y su familia
Cómo hablar con los niños de la muerte
Cómo honrar la muerte de un ser querido

Si consideras que alguien más puede beneficiarse de este taller, te agradecemos lo reenvíes.

Miriam Israel I.
CAMINOS PALIATIVOS DE LUZ, IAP
Móvil: (+52 1) 55 5435 4620
Teléfono 5520-7978

El Distrés y el Eustrés

El estrés en sí mismo no es patológico, si en algo hemos de incidir especialmente en los cursos de formación de los servicios de prevención es precisamente en esto, eustrés y distrés son dos caras de la misma moneda, ante un mismo agente estresor unas personas reaccionan con estrés negativo y otras al contrario, veamos las causas del estrés.

El Estrés causas externas

En general la respuesta excesiva que se observa en las personas alteradas por el estrés tienen un origen múltiple. Es difícil aunque no imposible que un solo estresor llegue a generar una respuesta anormal de estrés, lo corriente es que la acumulación de estresores desencadene una situación en que el próximo estímulo desbordará el vaso. Lo peor es que con el paso del tiempo el cuerpo va acumulando tensión, los músculos se convierten en los discos duros de la tensión, hay una descarga en placa motora tan permanente como innecesaria que aunque inconsciente afecta al estado de vigilia, ya que el agotamiento que produce disminuye la energía necesaria para cosas tan sencillas como prestar atención o realizar un esfuerzo voluntario y mantenido, un problema de origen muscular acabará afectando al sistema circulatorio debido al sobreesfuerzo que ha de realizar el corazón para vencer la resistencia que impone la musculatura sobre las arterias. Y así sucederá en cadena con el resto de sistemas y el funcionamiento general del cuerpo en su conjunto: como en una pirámide de naipes cada uno cayendo sobre el otro... y la estructura va cediendo, todavía aguantan, ¿pero hasta cuando?. Las demandas ingratas instalan la presión sobre nosotros, la musculatura responde a la carga con tensión, el sistema nervioso central lee la musculatura y una emoción negativa invade nuestro ser. El veneno de la tensión se difunde, el distrés en acción.

Distres

Podríamos definir el distres como el estrés desagradable. Es un estrés que ocasiona un exceso de esfuerzo en relación a la carga. Va acompañado siempre de un desorden fisiológico, las catecolaminas producen una aceleración de las funciones y éstas actúan alejadas del punto de equilibrio, hiperactividad, acortamiento muscular, somatizaciones, en suma: envejecimiento prematuro, son los efectos secundarios del estrés negativo. Pueden ser estresores: el trabajo, la familia, las enfermedades, el clima, el alcohol, el tabaco, las frustraciones, en suma centenares de estímulos internos o externos de carácter físico, químico o social. Incluso un exceso de estrés positivo puede ser causa de distres, desde cuando gana el propio equipo a la suerte en los juegos de azar, en ambos casos se producen infartos por exceso de júbilo.

Podemos contemplar como en pocas ocasiones tenemos a nuestro alcance elegir las impresiones que inciden sobre nosotros, sin embargo es posible aprender a responder de una forma equilibrada, la relajación ayuda en este sentido de forma muy eficaz.

Eustrés

Es el estrés positivo, la relación con las impresiones del mundo externo y del interior no producen un desequilibrio orgánico, el cuerpo es capaz de enfrentarse a las situaciones e incluso obtiene sensaciones placenteras con ello, el eustrés permite experimentar el mundo como un lugar en que cada milímetro es delicioso.

El eustrés es asimismo un estado de conciencia, en el cual pensamiento, emoción y sensación parecen organizarse para proporcionar un efecto general de alegría, satisfacción y energía vital. En realidad las técnicas de relajación nos orientan más hacia un estado de eustrés que a uno de calma boba, que nos resulta inútil para nuestros deseos de acción y realización, el estado de eustrés es el objetivo de la relajación, la relajación es para la acción. El objetivo de las técnicas de relajación sería lograr actuar en el mundo sin los efectos negativos del distres, preparándonos para una vida creativa, en la que puedan llegar a disfrutarse sin miedos de los momentos felices y afrontando con realismo otros que sucederán de forma inevitable. La creatividad facilita una vida en que los problemas tienden a resolverse, los problemas existen para todos, unos demoran su solución y otros se enfrentan a ella.

Podemos comprender que el Eustrés no solo incrementa la vitalidad, salud y energía sino que además facilita la toma de decisiones que permitirán llevar la iniciativa en el desarrollo como ser humano, permitiendo un nivel de conciencia capaz de sentir la vida como una experiencia única y valiosa.

jueves, 7 de abril de 2016

Camino a Tombuctú



Paul Auster:camino a Tombuctú

La sal viene del norte, el oro del sur y la plata del país del hombre blanco, pero la palabra de Dios y los tesoros del saber sólo se encuentran en Tombuctú. Antiguo proverbio de Sudán

Paul Auster ha recorrido de varias maneras el camino del escritor, pero siempre acompañado de una visión original, en una incansable búsqueda en los laberintos del lenguaje. No es sorprendente que el protagonista de su última novela sea un perro, Mr. Bones, aunque no como personaje de una fábula, sino como una posibilidad distinta para acercarse a la expresión.

Las interpretaciones de un perro sobre los humanos y acerca del pequeño mundo que lo rodea pueden llevar a los lectores a nuevas reflexiones sobre sí mismos. Para Paul Auster la literatura y el cine nos permiten conocernos mejor; al ser otros, al vivir a un personaje, resolvemos aspectos nuestros. Tomar a un perro como personaje le permite al autor eliminar varias de las características que complican las relaciones humanas y que limitan la expresión de los sentimientos. Con Mr. Bones, Paul Auster intenta hacer evidente la esencia del sentir, la pureza del amor, el afecto y la lealtad.

Explorar una anécdota a los ojos (o más bien al olfato) de un perro da lugar a muchos elementos cómicos en la narración. Esto ha llevado a muchos críticos a considerar este trabajo como el más ligero y accesible de un autor a quien tradicionalmente se identifica con temas profundos o complejos. Sin embargo, ello no quiere decir que Tombuctú sea superficial, sino que el camino hacia su esencia es menos difícil y más simpático. Las experiencias de Mr. Bones al lado de su dueño, Willy G. Christmas, son casi siempre graciosas, sobre todo cuando parece que el perro hace un análisis mucho más objetivo y completo de la vida de su amo, que Willy de la de su mascota.

Un tema recurrente en las novelas de Auster es la caída. Sus personajes enfrentan momentos de crisis o pérdida en los que parecen caer al punto del mínimo de estado de ánimo o condición física, pero es en ese lugar donde encuentran una nueva visión sobre sí mismos lo que los hace cambiar radicalmente su vida. Tombuctú comienza con esta caída: tanto Mr. Bones como Willy están en un punto crucial de sus existencias. Willy está al borde de la muerte y Mr. Bones sabe que sin él su vida tendrá que dar un giro completo.

Willy ha preparado a Mr. Bones para esto, haciéndolo creer firmemente en la idea del “otro mundo” para no preocuparlo. Cuando muera, Willy arribará a lo que él llama un oasis espiritual donde no tendrá más preocupaciones: Tombuctú. Mr. Bones está convencido de que Tombuctú comienza en donde quiera que acabe el mundo, pero su inquietud es que, como en muchos otros lugares, pudiera no ser admitido.

Los análisis y preocupaciones que forman parte de la personalidad de Mr. Bones nos muestran a un perro que piensa, entiende e interpreta, padece miedos y es sensible. Su relación con Willy y con los otros personajes del libro van descubriendo a un perro que ama con gran lealtad, que tiene opiniones e imaginación propias y cuyos recuerdos lo acompañan permitiéndole, incluso, soñar. Así, Mr. Bones sueña la muerte de Willy, lo cual es una especie de ensayo que lo prepara para actuar con acierto cuando Willy parta en definitiva a Tombuctú.

Para Paul Auster nuestras verdaderas necesidades se refieren al cuerpo, lo demás es superficial y genera complicaciones en demasía. Se le facilita plasmar estas ideas en Mr. Bones, cuyo instinto animal inmediatamente lo conduce a buscar comida, así como un lugar donde estar seguro. En esta búsqueda Mr. Bones se mantiene fiel a los consejos y principios que Willy le enseñó y ni siquiera los nuevos nombres que le dan sus siguientes dos dueños lo hacen cuestionar su identidad, aquella que Willy le donó.

Por medio de Willy G. Christmas, el autor presenta a Mr. Bones de una forma casi humana, al tratarlo como persona no cuestionaba el hecho de que el perro lo escuchaba y que los diversos sonidos que emitía eran respuestas; para él era un perro que sentía y que tenía alma. El nombre de Mr. Bones puede ser un reflejo de esto, no es nada más Bones, es Mister Bones, lo cual le otorga una cualidad humana. Al final de cuentas Paul Auster no lo percibe como un perro, resulta demasiado humano como para ser perro, pero es suficientemente perro como para no complicar sus relaciones y sus preguntas, como muchas veces lo hacemos nosotros.

Los seguidores de Paul Auster podrán preguntarse: ¿qué lo llevó a escribir una novela tan distinta? Antes de perder demasiado tiempo elaborando una respuesta hay que referirse a lo que el autor expresó en su reciente visita a México. Él explicó que no fue una decisión deliberada pues cada una de sus novelas ha surgido de una ne-cesidad; al escribir se libera de una idea que lo hace presa sin que él lo escoja así. El autor cuenta que al empezar a escribir Tombuctú se encontró a un perro vagabundo mientras caminaba con su hija y lo adoptaron, pero esto no quiere decir que sea un libro autobiográfico, aunque dentro de este libro, como en muchos de los anteriores, hay varias anécdotas que sí vivió en realidad.

Al igual que la leyenda que acompañó a viajeros en la antigüedad, Mr. Bones vive pensando en la felicidad que encontrará en Tombuctú. La diferencia es que los que viajaban a esta ciudad africana en la época de su esplendor iban en busca de la riqueza que la sal y el oro les darían, pero para Mr. Bones el tesoro de Tombuctú consiste en sentimiento puro, su felicidad será encontrarse con su compañero Willy. Tal vez Paul Auster eligió este nombre como una reflexión sobre la pérdida de sentido en los humanos que hoy están más preocupados por el dinero y olvidan la pureza y la intensidad del amor, tema que para él resulta esencial en el análisis de la sociedad contemporánea.

Tombuctú es una novela muy diferente en la producción de Paul Auster, pero al igual que en las anteriores la inteligencia y originalidad, así como las anécdotas y los juegos de palabras, forman parte de un relato muy fluido y agradable.


Fuente: Revista del Tiempo, Universidad Autónoma Metropolitana, México
Escrito por: Alexandra Délano
Becaria de El Colegio de México en el área de relaciones internacionales. Colabora en el suplemento cultural Sábado del periódico Unomásuno

martes, 29 de marzo de 2016

Diez datos acerca del desarrollo en la primera infancia como determinante social de la salud













Dato 1
El desarrollo cerebral y biológico durante los primeros años de vida depende de la calidad de la estimulación que el lactante recibe de su entorno: familia, comunidad y sociedad. El desarrollo en la primera infancia, a su vez, es un determinante de la salud, el bienestar y la capacidad de aprendizaje durante toda la vida. La conjunción de estos datos señalan al desarrollo en la primera infancia como un determinante social de la salud.

Dato 2
Si se quiere lograr un desarrollo sano en la primera infancia es preciso crear las condiciones adecuadas para que el niño, desde el periodo prenatal hasta los ocho años, se desarrolle por igual en los aspectos físicos, socioafectivos y lingüístico-cognitivos.

Dato 3
El grado de seguridad y de cohesión social de los vecindarios y aldeas, así como la atención que se dedique a los niños, son factores importantes para el desarrollo en la primera infancia.

Dato 4
Para mejorar el desarrollo en la primera infancia es preciso que a nivel mundial las comunidades mejoren permanentemente las condiciones en que las familias crían a sus hijos, para lo cual han de atenderse las necesidades en materia de seguridad económica, flexibilidad en los horarios de trabajo, información y apoyo, salud y servicios adecuados de puericultura.

Dato 5
Es necesario eliminar los obstáculos que impiden el acceso a programas y servicios de eficacia demostrada para favorecer el desarrollo físico, socioafectivo y lingüístico-cognitivo en la primera infancia.

Dato 6
Los niños sin cuidado parental deben recibir una atención que los estimule, los apoye y los ayude a crecer. Una puericultura y una educación de alta calidad en la primera infancia pueden mejorar sus posibilidades de éxito en la vida.

Dato 7
El desarrollo en la primera infancia constituye la base del desarrollo humano y debe ser un aspecto clave para determinar el grado de éxito de las sociedades. La medición a nivel mundial de la situación del desarrollo en la primera infancia, basada en métodos comparables, permitirá que las sociedades puedan determinar su grado de éxito.

Dato 8
Para garantizar un desarrollo sano en la primera infancia se requiere la acción conjunta no sólo de los organismos internacionales, nacionales y locales, sino también de las familias a nivel mundial.

Dato 9
Muchos participantes en la comunidad internacional para el desarrollo consideran que el desarrollo del niño es tan importante como su supervivencia, pero esta idea todavía no se refleja en la financiación de los programas de desarrollo.

Dato 10
De todos los determinantes sociales en la salud, el relativo al desarrollo en la primera infancia es el que los dirigentes económicos de las sociedades entienden con más facilidad, porque un mejor desarrollo en la primera infancia no sólo significa una mejora de la salud, sino también la existencia de una fuerza de trabajo más productiva y la reducción de los costos tanto en la justicia penal como en otros componentes de la red de seguridad social. Las instituciones fiscales y monetarias a nivel nacional e internacional deben reconocer que el gasto destinado a mejorar el desarrollo en la primera infancia es una inversión y, por consiguiente, han de incorporarlo en sus políticas.

Fuente: Organización Mundial de la Salud

viernes, 11 de marzo de 2016

Qué tal si me perdono



Me he sentado a tomar un café conmigo mismo, frente al espejo y me descubrí alzándome la ceja como siempre, entonces me dijo a mí mismo; ¡ya estuvo bueno de ser tan duro! Y que lo mejor era simplemente perdonarme.

Me perdono por dejarme en último lugar infinidad de veces…

Me perdono por hacerme pedazos para completar a otros…

Me perdono por no tener tiempo para mí…

Me perdono por no hacerme caso, y tropezar con el mismo obstáculo una y mil veces…

Me perdono por poner mi salud como un pendiente y no como una prioridad…

Me perdono por haber hablado de más…

Me perdono por haberme callado…

Me perdono por confundir reasignación con tolerancia…

Me perdono por mentirme…

Me perdono por no verme al espejo más seguido…

Me perdono por no ser más amable conmigo mismo…

Me perdono por no tenerme paciencia no constancia…

Me perdono por ser tan rudo cuando se trata de mi…

Me perdono no encajar en un molde…

Me perdono por no permitirme muchas cosas…

Me perdono por no disfrutar de otras tantas…

Me perdono por no valorar los momentos que valen la pena y darme cuenta muy tarde…

Me dije a mí mismo, debemos aprender a soltar, a dejar ir y sobre todo; ¡a perdonar! Debemos hacer frente común contra el mundo que está en nuestra contra… Simplemente es el mundo y la gente es gente con lo bueno y con lo malo, a veces solo estamos parados en el camino equivocado con alguien que viene a todo pulmón y nos arrasa sin miramientos.

No hay explicaciones ni justificaciones, es así y así sucede.

¿Sabes? Le dije a mi niño interior que necesito tu abrazo, tu complicidad, he aquí el trato… Menos reproches y más amor, menos revivir el momento y más perdón, ¿y si me perdono? Ampliamente y de verdad, sin echarme en cara después mis errores, sin pensar en un problema toda la noche, sin sentir una punzada con un recuerdo corrupto cruzando la mente, ¿y si perdono mis errores y mi pasado?

Si, me perdono, me acepto, me acomodo las piezas y me reseteo la memoria y el corazón para poder perdonarme… ¡Si, me perdono para empezara vivir!



Fuente: Maritza Sánchez, Desde Instagram @psicomami, Directora de @psicomamicenter

domingo, 14 de junio de 2015

La ansiedad, posible gran aliada de la creatividad

Kierkegaard fue un filósofo danés del siglo XIX considerado el padre del Existencialismo, centrando su filosofía en el individuo y la subjetividad y analizando las emociones que experimentan las personas al enfrentarse a los dilemas vitales.
El hecho de encontrarse un individuo ante una elección puede provocar un cierto desasosiego. Sin embargo, como recoge Culturamas, el filósofo sostenía que la asiedad puede ser tanto destructiva como generativa de recursos.
En palabras del propio pensador, «la ansiedad es el miedo ante lo indefinido, de modo que cuando nos encontramos en un momento de incertidumbre podemos sentir mareos, paralización a no saber cumplir el problema que se nos presenta. No obstante, esta ansiedad puede ser una gran maestra para el ser humano, de modo que si la orientamos adecuadamente podemos superar escollos que nos pemitan obtener experiencias».
De esta manera Kierkegaard afirma que la relación entre la creatividad y la ansiedad es muy estrecha. Debido a que somos capaces de crear y escoger entre diversas posibilidades sentimos esa ansiedad, y el crear algo nuevo supone destruir lo que existía previamente. Por ello, su teoría propone que, para superar el escollo que supone la ansiedad, es preciso deshacernos de los posibles sentimientos de culpa y de decepción que nosotros mismos generamos.

Fuente: abc.es 

miércoles, 8 de abril de 2015

¿Qué es la Psicología del color?



La psicología del color es un campo de estudio que está dirigido a analizar el efecto del color en la percepción y la conducta humana. Desde el punto de vista estrictamente médico, todavía es una ciencia inmadura en la corriente principal de la psicología contemporánea, teniendo en cuenta que muchas técnicas adscritas a este campo pueden categorizarse dentro del ámbito de la medicina alternativa.

Sin embargo, en un sentido más amplio, el estudio de la percepción de los colores constituye una consideración habitual en el diseño arquitectónico, la moda, la señalética y el arte publicitario.

Si bien la psicología del color tuvo incidencia en la psicología humana desde tiempos remotos, circunstancia que se expresaba y sintetizaba simbólicamente.

Entre muchos ejemplos, en la antigua China los puntos cardinales eran representados por los colores azul, rojo, blanco y negro, reservando el amarillo para el centro.

De igual forma, los mayas de América central relacionaban Este, Sur, Oeste y Norte con los colores rojo, amarillo, negro y blanco respectivamente.

En Europa los alquimistas relacionaban los colores con características de los materiales que utilizaban, por ejemplo rojo para el azufre, blanco para el mercurio y verde para ácidos o disolventes.

Uno de los primeros estudiosos que analizó las propiedades del color fue Aristóteles, que describió los “colores básicos” relacionados con la tierra, el agua, el cielo y el fuego.

Plinio el viejo abordó el tema del color en el libro 35 de Historia Naturalis, que constituye un conjunto que puede considerarse el tratado de historia del arte más antiguo que ha llegado hasta nosotros.

En el siglo XIII Sir Roger Bacon registró sus observaciones sobre los colores de un prisma atravesado por la luz, atribuyendo el fenómeno a las propiedades de la materia.

Con posterioridad a éste, entre los siglos XIV y XV, Cennino Cennini escribe el que sería el más famoso tratado de técnicas artísticas en las que hace cuidadosas observaciones acerca de los colores.

Más tarde Leonardo da Vinci clasificó como colores básicos al amarillo, verde, azul y rojo de acuerdo a aquellas categorías de Aristóteles, agregando el blanco como receptor de todos los demás colores y el negro -la oscuridad- como su ausencia.

Recién empezado el siglo XVIII, Isaac Newton plantearía los fundamentos de la teoría lumínica del color, base del desarrollo científico posterior.

De todas formas, el precursor de la psicología del color fue el poeta y científico alemán Johann Wolfgang von Goethe (1749-1832) que en su tratado “Teoría del color” se opuso a la visión meramente física de Newton, proponiendo que el color en realidad depende también de nuestra percepción, en la que se halla involucrado el cerebro y los mecanismos del sentido de la vista. De acuerdo con la teoría de Goethe, lo que vemos de un objeto no depende solamente de la materia; tampoco de la luz de acuerdo a Newton, sino que involucra también a una tercera condición que es nuestra percepción del objeto. De aquí en más, el problema principal pasó a ser la subjetividad implícita en este concepto novedoso.

Sin embargo, tal subjetividad no radica en los postulados de Goethe, sino en la misma base física del concepto de color, que es nuestra percepción subjetiva de las distintas frecuencias de onda de la luz, dentro del espectro visible, incidiendo sobre la materia.

Hoy en día el estudio mas famoso basado en la teoría de los colores de Goethe es Psicología del color, de Eva Heller.

Este libro aborda la relación de los colores con nuestros sentimientos y demuestra cómo ambos no se combinan de manera accidental, pues sus asociaciones no son meras cuestiones de gusto, sino experiencias universales que están profundamente enraizadas en nuestro lenguaje y en nuestro pensamiento. Organizado en 13 capítulos que corresponden a 13 colores distintos, el volumen poporciona una gran cantidad y variedad de información sobre los colores: desde dichos y saberes populares, hasta su utilización en el diseño de productos, los diferentes tests que se basan en colores, la curación por medio de ellos, la manipulación de las personas, los nombres y apellidos relacionados con colores, etc.

La diversidad de este enfoque convierte a la obra de Eva Heller en una herramienta fundamental para todas aquellas personas que trabajan con colores: artistas, terapeutas, diseñadores gráficos e industriales, interioristas, arquitectos, diseñadores de moda, publicistas, entre otros.

Eva Heller es socióloga, psicóloga y profesora de Teoría de la Comunicación y Psicología de los colores. Ha escrito un libro sobre los colores para niños y ha publicado varias novelas en Alemania.

Fuente: PSICOLOGÍA DEL COLOR

Cortometraje Documental Animado "Psicologia del Color" from beto on Vimeo.