miércoles, 25 de julio de 2012

El proceso Psicoterapéutico

Por Ana Páez Corral

En más de una ocasión, han llegado a mis oídos algunos comentarios que me hacen pensar que existe un gran desconocimiento y una gran confusión respecto a la profesión de laPsicología y en particular al proceso psicoterapéutico. Recuerdo una conversación en la que una persona le decía a la otra “el médico me ha aconsejado que vaya a un psicólogo, pero yo no estoy loco”. A lo que la otra persona contesta “hombre locos yo diría que estamos todos, pero yo creo que las terapias esas no sirven para nada”.

Cierto es, que aunque es difícil generalizar y explicar en qué consiste una terapia, sobretodo si tenemos en cuenta la diversidad de corrientes teóricas que existen y las distintas maneras que tenemos los profesionales psicólogos de abordar el proceso psicoterapéutico, si me gustaría contribuir a desmitificar que la terapia sea para “locos” y que este relacionada con la inutilidad. (Lo cual no significa que no pueda haber personas que han probado distintas terapias y por algún motivo no les hayan funcionado).


Otro mito muy común, es el de que los psicólogos tengamos que solucionarles rápido los problemas a los pacientes. Hasta el momento, no he visto ningún psicólogo que tenga una barita mágica con la que poder solucionar la vida del paciente y volverla de color de rosa de la noche a la mañana. La psicoterapia es un proceso, es decir que requiere un tiempo para que la persona aprenda a responder a las dificultades de manera más funcional y utilice los recursos necesarios para salir del malestar. El proceso psicoterapéutico, precisamente, pretende que el paciente utilice esos recursos que quizás desconoce o no sabe usar. Algunos terapeutas los proporcionan más directamente, otros prefieren que con su ayuda sea el propio paciente quien los descubra, ya que confían en las capacidades que tienen para hacerlo, pero ninguno de ellos pretende hacer la faena que le corresponde al paciente. Los cambios para que puedan ser efectivos requieren la implicación de la persona que hace terapia y su paciencia para verlos aparecer gradualmente.

El psicólogo terapeuta trata de ayudar a las personas a ser un poco más felices y a mejorar su calidad de vida, sea modificando pensamientos y/o conductas, (psicólogos cognitivos conductuales) sea acompañándolos y guiándolos en un proceso que ellos mismos llevaran a cabo (psicólogos humanistas), sea logrando una comprensión profunda del malestar a través del inconsciente (psicoanalistas) etc.

La persona que acude a terapia lo puede hacer por muchos y diversos motivos. La práctica de la psicoterapia, sea cual sea la línea de trabajo, es indicada para todas aquellas personas queexperimentan malestar o sufrimiento continuo y repetitivo, influido por factores internos (su propia psique) y/o factores externos (dificultades económicas, etc.). Pero no solo la terapia sirve para resolver problemas y sufrimientos, algunas terapias por ejemplo en la línea humanista, también están indicadas para que la persona se conozca mejor o potencie su fortaleza psicológica (capacidad para tomar decisiones, destrezas para relaciones interpersonales, energía para afrontar situaciones difíciles, etc.). Por tanto, tampoco es necesario estar padeciendo para iniciar una terapia, sino que también se puede realizar para llevar a cabo unautoconocimiento y un crecimiento personal.

Fuente: Actualpsico

No hay comentarios: