miércoles, 22 de agosto de 2012

Adicción a la Blackberry puede equipararse al alcoholismo















Especialistas de la Universidad de Monterrey (UDEM), México, alertaron que el usar una Blackberry por largos periodos de tiempo se puede llegar a tener una adicción, la cual puede tener el mismo grado de peligro que el alcohol o cualquier otra sustancia adictiva.

“La falta de seguridad en sí mismo, dependencia, incapacidad para relacionarse con otros, la ansiedad y estrés, son posibles características que puede desarrollar una persona adicta a su Blackberry”, señaló la catedrática de Evaluación Clínica de la UDEM, Hermelinda Leal Treviño, en una publicación de la web Eluniversal.mx.

"Cuando se siente la necesidad de estar comunicado e interactuar con otros, el ser humano genera una inquietud que empieza a reaccionar a nivel orgánico, el cual afecta el sistema simpático que evita la tensión, generando estrés en la persona", agregó.

El trabajo de investigación fue elaborado en base a una recopilación de opiniones de expertos en psicología conductual de los jóvenes y contó con la colaboración demiembros de la Agencia Informativa UDEM.

Algunas consecuencias:

La especialista en adicciones de la UDEM, Minerva Cazares Escalera, señaló que "cuando no tienes señal, se acaba la pila, o por alguna razón se pierde la Blackberry, empieza un síndrome de abstinencia con cierta ansiedad y las personas pueden llegar a desesperarse".

"Así como cualquier sustancia adictiva, la Blackberry crea una dependencia ya que resulta atractivo y causa un placer a quién hace uso de este", añadió.

A su vez, el médico familiar de la UDEM, Anuar Canavati Assaf, advirtió que "el exceso de uso de esta tecnología, además del costo económico, puede ocasionar dolor de cabeza, problemas de visión, artritis, déficit de atención y hasta trastornos de sueño".

El teclado de una Blackberry mide aproximadamente seis por tres centímetros, con 35 botones, por lo que requiere mayor concentración de la vista, sentido que se ve afectado por lo diminuto del tamaño en el que está distribuido cada caracter.

"El adicto siente la necesidad de tener la Blackberry a la mano, observarlo constantemente para revisar los mensajes y estar pendiente de los sonidos que emite el aparato", agregó Canavati Assaf.

Comentó que alguien ve la pantalla del dispositivo para darse cuenta que, hace dos minutos no ha llegado ningún mensaje y si por algún motivo, no lo encuentra, empieza a generar estrés y ansiedad.

¿Será?

No hay comentarios: