lunes, 27 de mayo de 2013

Cómo la felicidad individual en el trabajo fortalece a las organizaciones



La cultura corporativa también debe atender el bienestar de los empleados si quiere mirar a la rentabilidad.

Un empleado feliz supone una mayor productividad para las empresas, mejorando considerablemente sus resultados.

Algunos de los datos que se han arrojado recientemente respecto a la escalada de beneficios que puede obtener una organización si los trabajadores se sienten motivados son cifras como un 33% más de rentabilidad, un 43% más de productividad, o un ascenso de las ventas del 37%.

Además, un 300% más de innovación, un 50% menos de incidentes de seguridad y un 125% menos de desgaste, según informa Fast Company.

Delivering Happiness at Work (DHW) es un nuevo modelo de consultoría promovido por Tony Hsieh, CEO de Zappos.com, que ayuda a las organizaciones de todos los tamaños a ser más exitosas a través de la cultura de la felicidad.

No es ninguna sorpresa que los empleados de DHW hayan elaborado este listado de crecimientos y tiren de los datos ante cualquier cliente.

La startup Zappos.com creció 2.000 millones de dólares mediante la aplicación de los principios de la felicidad a su modelo de negocio y su triunfo ha marcado un movimiento internacional centrado en los beneficios corporativos de este valor y la gestión empresarial basada en la conciliación de vida y trabajo.

La consultora DHW ha creado incluso una calculadora del retorno de la inversión que permite a cualquier entidad determinar lo que le podría costar el descontento de los empleados de acuerdo al volumen de su plantilla.

La firma promueve principios como la honestidad constructiva y la extrema transparencia para eliminar los problemas potenciales en las empresas.

Otras pautas clave son los esfuerzos centrados en la comunidad y la colaboración para conseguir un impulso de la felicidad individual que revierta en el fortalecimiento de la compañía.

No hay comentarios: