Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2013

Las cosas que realmente importan

Imagen
Un profesor se puso delante de su clase de filosofía y tenía algunos artículos en frente de él. Cuando la clase comenzó, sin decir palabra tomó un frasco grande vacío y procedió a llenarlo con pelotas de golf. Luego le preguntó a sus estudiantes si el frasco estaba lleno. Todos estuvieron de acuerdo.

El profesor cogió una caja llena de canicas y la vació dentro del frasco. Las canicas llenaron los espacios vacíos entre las pelotas de golf. Luego preguntó a los estudiantes si el frasco estaba lleno. Todos estuvieron de acuerdo.

El profesor tomó una caja con arena y la vació dentro del frasco. Por supuesto, la arena llenó todo lo demás. Preguntó nuevamente si el frasco estaba lleno. Los estudiantes respondieron con un unánime "sí".

El profesor saco dos cervezas de debajo de la mesa y vertió todo el contenido en la jarra llenando efectivamente los espacios vacíos entre los objetos. Todos los estudiantes rieron...

Ahora dijo el profesor, cuando la risa se apagaba: Quiero que se…

No te des por vencido

Imagen
No te des por vencido ni aún vencido,  no te sientas esclavo ni aún esclavo;  trémulo de pavor, piénsate bravo  y arremete feroz ya mal herido.
Ten el tesón del clavo enmohecido,  que ya viejo y ruin vuelve a ser clavo; no la cobarde intrepidez del pavo  que emaina su plumaje al primer ruido.
Procede como Dios que nunca llora,  o como Lucifer que nunca reza, o como el robledal cuya grandeza, necesita del agua y no la implora...
¡Qué muerda y vocifere vengadora,  ya rodando en el polvo, tu cabeza!
Bonicafio Palacios ~ Almafuerte

Cómo crecer

Imagen
Un rey fue hasta su jardín y descubrió que sus árboles, arbustos y flores se estaban muriendo. El Roble le dijo que se moría porque no podía ser tan alto como el Pino. Volviéndose al Pino, lo halló caído porque no podía dar uvas como la Vid. Y la Vid se moría porque no podía florecer como la Rosa.  La Rosa lloraba porque no podía ser alta y sólida como el Roble. 
Entonces encontró una planta, una Fresa, floreciendo y más fresca que nunca. El rey preguntó: ¿Cómo es que creces saludable en medio de este jardín mustio y sombrío? No lo sé. Quizás sea porque siempre supuse que cuando me plantaste, querías fresas. Si hubieras querido un Roble o una Rosa, los habrías plantado. 
En aquel momento me dije: "Intentaré ser Fresa de la mejor manera que pueda". Ahora es tu turno. Estás aquí para contribuir con tu fragancia. Simplemente mírate a ti mismo. No hay posibilidad de que seas otra persona. Podes disfrutarlo y florecer regado con tu propio amor por vos, o podes marchitarte en tu prop…