lunes, 9 de abril de 2012

Cómo manejar la ansiedad asociada a los cambios
















En el imaginario popular se ha creado una imagen que asocia la ansiedad a las circunstancias negativas, desagradables y peligrosas. Sin embargo, también las situaciones positivas pueden provocar una buena dosis de ansiedad. ¿Quién no se ha sentido ansioso ante la llegada de un bebé o con una promoción laboral?

Y es que los cambios, independientemente de si son positivos o negativos, suelen generar temor y ansiedad. Esto sucede porque nos vemos obligados a salir de nuestra zona de confort para enfrentarnos con una situación parcialmente desconocida. Por supuesto, en este punto te estarás preguntando cómo manejar la ansiedad generada por los cambios. Afortunadamente, existen algunas técnicas muy simples que te ayudarán a lograr tu cometido:

1. Escribe las causas de la ansiedad. ¿Qué te asusta? ¿Qué consecuencias te atemorizan? En el peor de los casos, ¿qué podría ocurrir? Escríbelo todo y después, reléelo todo. ¿Qué probabilidades reales existen de que tus temores se verifiquen? Seguramente te percatarás de que estás exagerando las consecuencias del cambio. En tu mente has creado toda una película que sin dudas es atemorizante pero muy improbable.

2. Respira. Cuando estamos estresados, asustados o ansiosos nuestra respiración tiende a hacerse más entrecortada. Por eso, si te sientes particularmente ansioso, toma un buen respiro, cuenta hasta 6 mientras inspiras y hasta 8 mientras expiras. Repítelo al menos unas diez veces. Verás que al terminar te sentirás mucho más relajado.

3. Haz ejercicio con regularidad. Caminar o correr son ejercicios excelentes para quien padece de ansiedad, sobre todo si eliges un paisaje verde y relajante como telón de fondo. Las hormonas que se liberan durante el ejercicio físico no solo te permitirán sentirte más relajado sino también más feliz. Cuando te sientas particularmente ansioso, simplemente emprende un paseo a paso rápido entre los árboles o junto a la playa.

4. Busca tus recuerdos positivos. Cuando te sientes ansioso normalmente es porque te concentras en situaciones futuras que podrían desestabilizarte. Una excelente forma para manejar la ansiedad es mirar hacia el pasado recordando situaciones en las cuales nos sentíamos protegidos y contentos.

5. Evita los estimulantes. Mientras dure el periodo de transición correspondiente al cambio, evita consumir los estimulantes del sistema nervioso como el café, la coca cola, las bebidas energéticas y el cigarro. De esta forma te sentirás más relajado.

Recuerda que el cambio nos asusta porque lo vemos como un enorme “todo” amenazante pero si lo divides en pequeños pasos te percatarás que no es para tanto.

No hay comentarios: