miércoles, 14 de marzo de 2012

México “Coca-Colizado”




7 marzo 2012. El Reporte sobre México del Relator de Naciones Unidas sobre el Derecho a la Alimentación, Olivier de Schutter, califica de emergencia nacional la situación nutricional en la que se encuentra la población. En la video-conferencia desde Ginebra, Suiza, para presentar el Reporte, de Schutter señaló que se está presentando una “Coca-Colización” del país, comentando que el consumo de refrescos entre los niños se duplicó en solamente 10 años.

En el Informe presentado, el Relator de Naciones Unidas aborda los cuatro aspectos fundamentales para el derecho a la alimentación: la disponibilidad, la accesibilidad, la adecuación y la sostenibilidad de los alimentos.

El caso de la “Coca-Colización” es un ejemplo claro para destacar los aspectos que señala el Relator en relación con la falta de adecuación de los alimentos para que los mexicanos podamos tener una dieta saludable y que enumeramos a continuación:

1. El Relator habla de una situación de emergencia por la epidemia de obesidad en México con siete de cada 10 adultos con sobrepeso u obesidad.

Xaviera Cabada, nuestra coordinadora de salud nutricional en El Poder del Consumidor declaró: “El consumo de refrescos marca una situación de emergencia relacionada con la de obesidad, ya que los mexicanos nos hemos convertido en los mayores consumidores de refrescos en el mundo. El consumo diario de refresco aumenta el riesgo de síndrome metabólico, obesidad y diabetes entre la población”.

2. Basado en datos oficiales, el Relator señala que los costos estimados de las enfermedades asociadas con el sobrepeso y la obesidad alcanzaron $42,246 millones de pesos para cuidados médicos y $25,099 millones de pesos en muertes prematuras en 2008. Para 2017 los costos aumentarán a $78,000 millones de pesos.

“De acuerdo a un análisis que está elaborando El Poder del Consumidor, estos costos, que son escandalosos, son en realidad mucho mayores”, puntualizó Xaviera Cabada.

3. El Relator evalúa el Acuerdo Nacional por la Salud Alimentaria (ANSA) y lo califica de débil, sin objetivos amarrados en legislaciones. Señala que el Acuerdo pone el problema del sobrepeso y la obesidad en los consumidores “cuando de hecho éste depende del sistema alimentario como un todo”.

Nuestra evaluación sobre el ANSA coincide con el realizado por el Relator en que es un Acuerdo y no una Ley, concluyendo que ninguno de sus objetivos se ha cumplido.

4. El Relator señala que “debido a la presión de la industria agro-alimentaria, representada por ConMéxico, algunas medidas importantes para influir en los hábitos de los consumidores, incluyendo el aumento de impuestos a los refrescos y alimentos ricos en grasas trans o en azúcar, no se hicieron parte del Acuerdo Nacional por la Salud Alimentaria”.

“ConMéxico se ha encargado no sólo de eso, también de evitar que se regule la publicidad de comida chatarra dirigida a los niños, de debilitar los lineamientos para la venta de alimentos y bebidas dirigida a la infancia y de evitar la implementación de un etiquetado frontal en los alimentos que brinde mayor información a los consumidores”, señaló Alejandro Calvillo, nuestro director de El Poder del Consumidor.

No hay comentarios: