lunes, 18 de junio de 2012

¿Cómo funciona el Psicoanálisis? Método Psicoanalítico




¿Te has planteado alguna vez hacer una terapia psicoanalítica? Hoy en DePsicologia.com te contamos todos los entresijos del método psicoanalítico y desmitificamos este tipo de terapia.

La orientación dinámica o psicoanalítica ha generado diferentes vertientes desde la obra de Freud y cada una de ellas presenta diferencias a la hora de realizar una terapia psicoanalítica que se ven reflejados en el tiempo de sesión, la frecuencia de sesiones, el trabajo transferencial, etc.

Para este artículo nos centraremos en el método psicoanalítico desde la teoría de Freud:

Asociación libre

La asociación libre es el pilar del psicoanálisis y, en primer lugar, tenemos que diferenciarlo del concepto de introspección que es la búsqueda consciente de un determinado material psíquico.

Los psicoanalistas definen la asociación libre como una meta y no un punto de partida, es decir, que para poder llegar a realizar asociación libre durante la sesión se necesitan unos requisitos previos.

Un aspecto importante para que se establezca la asociación libre es que previamente se realice una transferencia positiva entre el analista y el analizando, concepto que veremos posteriormente. Un aspecto fundamental y que tiene que especificar el analista, es que el analizando (el paciente) tiene que hacer todo esfuerzo por dejarse llevar y hablar de sus ocurrencias, olvidándose del aspecto lógico de la comunicación, es darle voz al inconsciente.

Escucha analítica

En la medida de lo posible, el analista debe mantener una atención parejamente flotante, es decir, debe quedarse en la superficie del discurso del analizando manteniendo el mismo nivel de atención tanto a las cosas que podrían parecer relevantes como a los simples detalles.

Esto lo que supone es que el contenido no siempre es lo más importante, como en la interpretación de los sueños, hay que estar atento tanto a lo fundamental como al detalle porque a veces lo más insignificante resulta ser lo más importante.

Transferencia

La transferencia es un aspecto muy común que tiene lugar tanto en la vida cotidiana como en la clínica. Entendemos por transferencia el desplazamiento de una representación a otra, lo que supone que una misma representación puede tener diferentes significados como ocurre en el sueño.

La transferencia en un principio se entendía como un impedimento para realizar la terapia, posteriormente se ve que es un falso enlace que informa de algo que el paciente no puede poner en palabras, llegando a decir Freud que “es el terreno en el que se desarrolla la cura psicoanalítica”.

En el mundo psicoanalítico se diferencian dos tipos de transferencias que pueden facilitar o impedir que se realice una terapia de este tipo:

Transferencia positiva, denominada como transferencia sublimada o no neurótica, es una transferencia consciente que permite el trabajo analítico, que anima al paciente a seguir hablando, a confiar, a trabajar y acudir a sesión.

Transferencia de experiencia negativa es aquella que queda relegada al inconsciente y produce displacer. Este tipo de transferencia impide el trabajo analítico ya que una vivencia o experiencia negativa se desplaza a la figura del analista o también puede actuar como resistencia.

Un tipo de transferencia que se buscará y potenciará por parte del analista durante las sesiones es la neurosis de transferencia, es una neurosis que antes no estaba, es el verdadero espacio del análisis.

Interpretación

La interpretación que realiza al analista siempre está dirigida al deseo inconsciente por lo que en muchas ocasiones el analizando puede recibir respuestas que no esperaba ya que una interpretación psicoanalítica relanza la pregunta por el enigma, por el deseo.

Este aspecto de la interpretación es lo que lo diferencia de otro tipo de terapias ya que no busca dar sentido a las cosas, que sería tapar, sino que la interpretación tiende a abrir nuevas preguntas y reflexiones para el analizando.

La terapia analítica es un trabajo común entre analista y analizando, los vínculos que se establecen son fuertes. Se podría decir que es un lugar donde poder pensar en uno mismo, en lo que le lleva a actuar de una determinada manera, su forma de pensar, la forma en que establecemos nuestras relaciones, etc.

Personalmente, es una de las terapias que más interesantes me resultan.

Fuente: Depsicologia.com

No hay comentarios: